El equipo como una red de conversaciones

Publicado el 13dejuniode2016 en Documentos, Psicologia

2016 06 13 conversaciones

Quiero proponerles un ejercicio comunicacional con el objeto de reflexionar acerca de la importancia del lenguaje como herramienta de compromiso dentro de un equipo.

Para tal fin voy a apoyarme la tesis doctoral en Filosofía del Lenguaje de Fernando Flores, que luego se hizo conocida a través del libro Inventando la empresa del siglo XXI.

En dicho trabajo este autor sostiene la tesis de que las organizaciones (de cualquier naturaleza) son el resultado de una compleja red de conversaciones para la acción. Pido disculpas por la simplificación ya que entiendo que no es pertinente más precisiones a los efectos del tema que voy a abordar e invito a quienes deseen profundizar consultar la obra citada.

“Conversación es la unidad mínima de interacción social orientada hacia la ejecución con éxito de acciones” (Flores, 1989), dicha definición lleva implícito los estudios de J.L. Austin y John  R. Searle sobre los actos del lenguaje que sostienen entre otras cosas la noción de que cuando hablamos contraemos compromisos.

Piensen en esta frase, un equipo sólo puede sostenerse en la medida en que puede contraer compromisos y cumplir con ellos, para lo cual toma compromisos individuales y colectivos relativos a los recursos que necesita para cumplir con esos compromisos contraídos.

Traduzcamos esto a lenguaje más entendiblemente futbolístico, un equipo se compromete a cumplir con el objetivo de intentar, con un alto grado de probabilidad, ganar el campeonato, esto implica la responsabilidad de tomar ese compromiso entre todos los miembros del mismo, jugadores y cuerpo técnico, ante los dirigentes, hinchas, periodismo, etc. Todo esto implica una cantidad infinita de “acciones” que tienen su origen en un “acto del lenguaje”, la emisión de una promesa.

Por tal motivo es imprescindible la toma de conciencia de cada uno de los miembros del equipo acerca de la importancia de su participación en la red de compromisos.

Hagamos una nueva parada, a qué nos referimos con red de compromisos? A las conversaciones que hacen posibles los acuerdos para lograr el objetivo. Las que sostienen el CT con los jugadores y viceversa, CT y la dirigencia, jugadores y dirigencia, en fin, toda una trama de conversaciones que se tejen entre los actores involucrados.

Pero uds dirán, no hace falta tanto análisis para darse cuenta de que esto sucede?

Nudo del problema radica en concebir a la comunicación a través de individuos o grupos asumiendo las responsabilidades que implican los actos del lenguaje. Volvamos nuevamente al campo, cuando un jugador se compromete con una petición del entrenador, acepta realizar las acciones que ello implique para su cumplimiento y generará las redes de conversaciones necesarias con sus compañeros para que pueda cumplir con su compromiso y ayudar a que otros cumplan los suyos.

Cuando esa red se interrumpe, ya sea por mensajes contradictorios, ambigüedades, falta de cumplimiento de las promesas, malas interpretaciones, etc. el juego se ve afectado inevitablemente.

No es posible entender a la comunicación como una mera transmisión de información lineal, menos aún el fútbol, debemos concebirla como una instancia de transformación superadora de esa condición a partir de la generación de redes conversacionales que muevan a la acción. No sólo en términos lingüísticos sino también debe reflejarse en el funcionamiento del equipo, si los jugadores son capaces de conversar para resolver acciones también lo podrán hacer a través del juego trasladando a la pelota el idioma que los hace hablar la misma lengua.

Ejemplifiquemos, las triangulaciones, la tenencia de la pelota, las asociaciones de distracción para luego atacar por el lado contrario, el retroceso ordenado, el achicamiento hacia adelante en bloque, etc. Si pudiéramos dibujar el recorrido de la pelota y los desplazamientos de los futbolistas, claramente se evidenciaría las complejas redes que se tejen en el juego.

Atención!, digo compleja y no azarosa puesto que dicha trama no es producto de la alineación de los planetas sino un sistema comunicacional coherente que empieza en una conversación y termina en la acción.


Deja un comentario

Todos los derechos reservados ©2005- GrupoEkipo. Desarrollo::PAM