Entrenar sin limitar la ‘Potencia Prospectiva’

Publicado el 16demayode2016 en Documentos, Preparación física

2016 05 16 001

Corría la década de los 90, cuando de la mano de técnicos de indudable prestigio como Arrigo Sacchi, Maturana o Cruyff, algunos de ellos herederos de los postulados de un genio como Menotti, asistimos a una autentica revolución en el campo del entrenamiento y por añadidura en la fase de recuperación del balón. Era el propio Sacchi quien nos enseñaba, que “defender era atacar el ataque del contrario”. De dicha tautología nació una concepción de la defensa como una unidad mecanizada y estructurada que basándose en una sincronización casi perfecta de las líneas buscaba al rival en su propio terreno de juego provocando el error, no esperándole, a la par que reducía los espacios de forma que el contrario era incapaz de generar situaciones ventajosas.

2016 05 16 002

Si esto en un primer momento fue indudablemente positivo, a posteriori estas ideas se simplificaron de tal forma, que se terminó por descontextualizar la defensa del propio juego del fútbol. Se llegó a considerar la fase de recuperación del balón como una etapa distinta de las del resto del juego, sin ninguna conexión, e incluso para una gran cantidad de técnicos el único objetivo del partido era defender y de dichas simplezas surgían afirmaciones tales como: ” es un equipo ordenado”, evidentemente cuando algo así se aseveraba, era porque ese equipo se pasaba el partido corriendo detrás del balón, y además se recuperaba la pelota muy cerca de su propia portería y con pocos efectivos por delante del balón , lo cual  castraba gran parte de las posibilidades de contraatacar con éxito (curiosamente de dichos equipos se dice que son  “equipos equilibrados”). En un ataque de ego sin precedentes, los entrenadores se regocijaban de crear equipos espartanos que defendían, y solo defendían para quitarse de encima la pelota cuando esta era recuperada. Se ignoraba además que el trabajo desequilibrado provoca pérdida de la llamada “potencia prospectiva”.

Si un entrenamiento está dirigido a potenciar un aspecto en detrimento de otro, provoca que los aspectos que postergamos empeoren.

La potencia prospectiva es la posibilidad de intercambio de energía para transformarla en un determinado gradiente en cualquier dirección. Cada paso adelante limita una posible aleatoriedad de los pasos contiguos y vamos perdiendo potencia prospectiva a lo largo de nuestra formación en ese determinado sistema, si yo siempre resuelvo una misma situación de la misma manera pierdo potencia prospectiva a lo largo de nuestra formación en ese determinado sistema, si yo siempre resuelvo una misma situación de la misma manera pierdo potencia prospectiva de poderla resolver de muchas maneras distintas, esto nos da un soporte científico. Nosotros no tenemos que entrenar en los deportes de equipo sobre el automatismo y sí sobre la variedad.

La variedad de las situaciones es lo que enriquece la posibilidad de continuar dando situaciones de respuestas aleatorias y diversas, que es como sucede en la realidad y como es necesario en los deportes de equipo.

Si automatizo movimientos, pierdo potencia prospectiva, o esa la posibilidad de resolver esa situación de diferentes maneras.


Deja un comentario

Todos los derechos reservados ©2005- GrupoEkipo. Desarrollo::PAM